Programa Marco Andaluz de Prácticas Restaurativas para la Cohesión Social

El Programa de Prácticas Restaurativas para la Cohesión Social se planifica con la idea de impulsar una nueva perspectiva de intervención innovadora e integral en 6 provincias andaluzas y especialmente orientado a trabajar en 17 zonas desfavorecidas.

Este Programa pretende alcanzar a 1.040 personas (539 hombres y 501 mujeres), con las que se realizarán 558 intervenciones restaurativas, siendo el objetivo principal incrementar la cohesión social mediante el fortalecimiento de las redes de capital social de las personas en riesgo o en situación de exclusión social.

Para ello se propone el trabajo desde la perspectiva de las prácticas restaurativas dividido en 4 ámbitos de actuación (barrios, familia, jóvenes y recursos de atención a persona vulnerables) según las entidades participantes hayan decidido centrar su intervención. En los 4 ámbitos estará presente el enfoque de género al contemplar la situación de partida de las mujeres participantes en el Programa, propiciando espacios de apoyo específicos para mujeres (como los círculos de cohesión social), atendiendo sus necesidades, desagregando los datos por sexo y adaptando las actividades con horarios flexibles que propicien la conciliación familiar.

El ámbito de barrios o comunitario está dirigido a las entidades que trabajan en barrios que soportan la exclusión más dura, donde se producen muchas situaciones conflictivas, y que requieren de canales de gestión de conflictos más pacificadores y que favorezcan la cohesión social. La situación de estos barrios ha quedado descrita anteriormente en base a la Estrategia Regional de Intervención en Zonas Desfavorecidas en Andalucía.

Las entidades ejecutantes que desarrollan este programa en el ámbito comunitario a través de diversas actividades son las siguientes:

Desal (Sevilla), Femad (Málaga),  Apret (Almonte, Huelva) y LIMAM (Sevilla).